¿Cómo impugnar los comparendos de tránsito?

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Qué es la prescripción de las deudas?

Según la Ley 769 de 2002, que expide el Código Nacional de Tránsito (CNT) un comparendo es una orden formal de notificación para que el presunto contraventor o implicado se presente ante la autoridad de tránsito por la comisión de una infracción.

Mientras tanto el CNT, establece que una multa es una sanción pecuniaria, es decir, la sanción en dinero que debe pagar la persona que contraviene las normas de tránsito luego de ser declarada culpable en un proceso contravencional.

En ese sentido, un comparendo no es igual a una multa, ya que con el comparendo el implicado tiene la posibilidad de presentarse ante la autoridad de tránsito en una audiencia pública y presentar sus argumentos de defensa. Mientras que la multa supone que la persona ya fue encontrada culpable por el organismo de tránsito. Es decir, el comparendo no es una sanción sino una orden de notificación formal al presunto infractor.

¿Cómo impugnar los comparendos de tránsito?

El proceso para realizar la impugnación de un comparendo de tránsito es a través de una audiencia pública. Para esto, lo primero que debes hacer es solicitar tu cita a través de los canales de atención dispuestos por la Secretaría de Movilidad de tu municipio. La autoridad de tránsito te agendará una cita presencial o virtual, y durante la audiencia podrás acudir tú mismo o a través de un apoderado que deberá ser abogado en ejercicio.

Durante la audiencia deberás aportar todas las pruebas que sean pertinentes y útiles para tu defensa, y solicitar que la autoridad de tránsito falle a tu favor demostrando que eres inocente de la infracción.

¿Cuándo se presenta la caducidad y prescripción?

La figura de la caducidad se encuentra contemplada en el artículo 161 del CNT, modificado por el artículo 11 de la Ley 1843 de 2017. Esta norma se refiere a que la acción por contravención de las normas de tránsito caduca en un año (1) contado a partir de la ocurrencia de los hechos que dieron origen a la misma, y se interrumpe con la celebración efectiva de la audiencia de impugnación. Es decir, el proceso contravencional debe realizarse dentro de un año desde los hechos y en este término decidir sobre la imposición de la sanción, ya que de lo contrario opera el fenómeno de la caducidad y en este caso sería posible solicitar el archivo del proceso y la exoneración del presunto infractor.

Por otro lado, la prescripción se refiere al término que tiene la autoridad de tránsito para cobrar las multas que no han sido pagadas por los infractores. En ese caso, el artículo 159 del CNT establece que las sanciones impuestas por infracciones a las normas de tránsito prescribirán en tres (3) años contados a partir de la ocurrencia del hecho. En este mismo término debe notificarse el mandamiento de pago.

Si se emite un mandamiento de pago, comienza nuevamente el término de tres (3) años para adelantar el cobro coactivo. Sin embargo, la autoridad de tránsito no podrá iniciar el cobro coactivo de sanciones respecto de las cuales se encuentren configurados los supuestos necesarios para declarar su prescripción.

En otras palabras, si un comparendo tiene más de seis (6) años desde la fecha de los hechos, automáticamente ocurre la prescripción y la entidad debe archivar el proceso y exonerar al presunto infractor.

Otros blogs